Revisión Veterinaria Pre-Competencia

La primera experiencia del jinete con el juez de control veterinario será en la revisión previa a la competencia.  Generalmente se realiza la tarde antes de una competencia o mínimo una hora antes de iniciar. La responsabilidad del juez de control en este punto es, simplemente juzgar qué caballos están en condiciones satisfactorias para comenzar y cuáles no. El examen previo a la carrera también es el momento en que el juez de control se familiariza con cada caballo, anotando en la tarjeta de jinete cualquier peculiaridad en el modo de andar o las condiciones preexistentes que cree que pueden ser más significativas a medida que avanza la competencia. Desde el punto de vista del jinete, el examen previo a la carrera proporciona la primera impresión de la experiencia del juez de control. Lo ideal es que sea un momento para el establecimiento del respeto mutuo y la buena voluntad.

Debido a que es muy importante que el jinete entienda el significado de todas las diversas pruebas que el juez de control puede realizar para determinar la condición del caballo, trataremos explicarlo a detalle. Una vez que entienda cómo funcionan las cosas, será posible que realice evaluaciones sólidas por su cuenta cuando no haya un juez de control para ayudarlo.


Al comienzo del examen, se puede tomar la temperatura. Las temperaturas normales varían de 37.2 a 38.6 ° C. Cualquier caballo con una temperatura significativamente elevada será evaluado de cerca para determinar si esa temperatura se debe a una posible enfermedad o si es más probable que se deba a un ejercicio reciente o algún otro factor.

El juez escuchará el corazón y los pulmones con un estetoscopio. La mayoría de los caballos tienen una frecuencia cardíaca en reposo de 32 a 44 pulsaciones por minuto. Cualquier cosa que supere las 44 ppm probablemente se vería con preocupación a menos que la tasa elevada se atribuya fácilmente a la emoción y los "nervios". Muchos caballos tienen algunas irregularidades leves en el ritmo cardíaco y por lo general no son significativas. Por lo general, el juez de control simplemente tomaría nota de ello en la tarjeta del jinete y lo monitorearía para detectar cambios adversos durante la competencia. Si el juez de control detecta alguna congestión en los pulmones cuando escucha la respiración del caballo, indudablemente informará al jinete y lo descalificará.

La hidratación adecuada es uno de los factores más críticos para el éxito del caballo en el Endurance. La hidratación del caballo se evalúa observando las membranas mucosas, el tiempo de rellenado capilar, el tiempo de rellenado de la vena yugular, la elasticidad de la piel y escuchando los sonidos del intestino. A veces, los caballos llegan al campamento ya muy deshidratados y esto puede ser motivo de preocupación para el juez de control. En estos casos, es probable que al jinete se le dé la oportunidad de alentar al caballo a beber durante las próximas horas y luego revisarlo nuevamente. Durante el curso de una carrera de resistencia, incluso un caballo en buen estado, sano y completamente hidratado está obligado a sufrir una gran cantidad de pérdida de líquidos. Comenzar con uno que ya tiene un déficit no sería seguro, especialmente si la deshidratación estuviera acompañada por otros signos de deterioro metabólico.


Por su parte, para evitar que el caballo llegue al campamento en esta condición, asegúrese de que siempre tenga agua fresca en casa. A muchos jinetes les gusta dar una dosis de electrolitos antes de salir de casa para animar al caballo a beber el agua que debe ofrecer al menos cada cuatro horas. Por último, no cometa el error de descansar totalmente a su caballo la semana anterior a una competencia. Dale siempre dos o tres días de ejercicio muy ligero  antes de un viaje para que llegue al campamento descansado y en su mejor momento, sin agotarse por los esfuerzos de acondicionamiento de último minuto.

La evaluación adecuada de los factores de hidratación requiere una experiencia considerable, ya que diferentes caballos muestran diferentes variaciones. Los cambios desde la línea basal para un caballo son significativos. Los jinetes deben conocer las líneas basales de sus propios caballos.


El pellizco de la piel es un método para determinar la hidratación. Se realiza pellizcando la piel del caballo con el pulgar y el índice sobre la punta del hombro (no sobre el cuello). En un caballo joven completamente hidratado, la piel volverá a la normalidad inmediatamente. A medida que el caballo se deshidrata progresivamente, la piel se mantendrá arrugada durante períodos cada vez más prolongados.


Se realiza una prueba de llenado capilar aplicando presión con el pulgar a las encías, retirando el pulgar y luego observando el tiempo que tarda el área blanqueada en volver al mismo color que la membrana circundante. Esta prueba indica la capacidad del corazón para reponer su sistema capilar y es una herramienta muy importante para evaluar la condición metabólica. La recuperación normalmente toma menos de dos segundos en el examen previo a la competencia.


Las membranas mucosas que son observables son las de los párpados internos y las encías. Las encías rosadas y húmedas indican una perfusión adecuada de la sangre del tejido. Las variaciones de lo normal incluyen membranas más pálidas, o membranas con un tono amarillento o grisáceo. Con frecuencia, las encías y membranas alrededor de los ojos no coinciden en color, siendo las encías más pálidas. Los cambios desde la línea basal suelen ser significativos.

 

El tiempo de llenado de la vena yugular se toma presionándola brevemente  y observando el tiempo que toma rellenar (generalmente alrededor de un segundo).
Se escuchan sonidos intestinales en los costados de las áreas abdominales. Estos sonidos se perciben como leves, gorgoteando o retumbando. Se registrarán en el libro de jueces de control como normales, hiperactivos, leves, disminuidos o inexistentes.
Durante el examen previo a la competencia, se observará al caballo en busca de heridas relacionadas con la montura y se palpará para buscar sensibilidad excesiva. Las patas deben revisarse para detectar problemas manifiestos, como abultamientos en las articulaciones o tendones, marcas de interferencia u otras inflamaciones que sugieran que el caballo podría sufrir daños al competir. Cualquier problema menor se anotará en la tarjeta del jinete y se observará durante el recorrido en busca de signos de degeneración. El deterioro progresivo podría ser causa de descalifiación.

 

Al evaluar el modo de andar, el juez de control querrá ver el trote del caballo en línea recta y tal vez en un círculo a la izquierda y la derecha. No se permite a los caballos extremadamente cojos iniciar un evento, pero se puede permitir que los caballos con leves irregularidades de movimiento lo hagan. En este último caso, el juez de control trataría de determinar si la competencia podría empeorar las cosas y no permitiría que el caballo comience si, en el juicio del juez de control, esto pondría en peligro su salud . Permitir competir a caballos con problemas en tendones, ligamentos o articulaciones sería correr riesgos innecesarios; los caballos ligeramente "apagados" debido a dolor muscular o una herida leve probablemente se desempeñarían adecuadamente. En general, los caballos que son de grado III o peor, no se les permitiría comenzar ya que esto indica que el caballo tiene dolor o que el inicio podría poner en peligro al caballo.


Al examinar a los caballos antes del evento, obviamente se eliminan fácilmente los cojos o los enfermos. En casos dudosos, es probable que el juez de control deje que el caballo comience, pero que lo vigile de cerca durante la competencia. La mayoría de los caballos de Endurance muestran cierto grado de desgaste y son capaces de competir de manera segura a pesar de sus pasivos acumulados. Los jueces de control de Endurance son conscientes de esto y tienden a hacer concesiones.

Contáctanos

Sin-título-1.png

​Síguenos en Redes

  • Facebook icono social
  • descarga
  • Icono social de YouTube

Endurance México

Asociación de Endurance Ecuestre AC