Revisión Veterinaria Durante la Competencia

A. Factores Metabólicos

Durante la competencia, el juez de control se basará en gran medida en la recuperación del pulso para evaluar la aptitud física para continuar, utilizando el IRC (Índice de recuperación cardíaca) como una herramienta valiosa. Como regla general, un caballo en forma que se monta cómodamente dentro de su capacidad de rendimiento se recuperará muy rápidamente, a menudo en unos pocos minutos, a una frecuencia cardíaca de 64 ppm o menos. Todos los caballos que no sean descalificados deben recuperarse a las ppm establecidas para cada categoría que son generalemente entre 55 y  64 o menos dentro de veinte minutos, excepto en condiciones extremas de calor y humedad. Después de un descanso de 20 minutos, si el caballo no se ha recuperado a cualquier pulso que requiera esa categoría en particular, será eliminado. Un indicador más sutil de la condición de un caballo es la calidad del latido del corazón. El pulso debe ser regular y fuerte, no errante, débil o errático.


Las tasas de respiración varían ampliamente dependiendo en cierta medida de las condiciones climáticas. Algunos caballos mostrarán tasas elevadas de respiración incluso en reposo cuando el clima es cálido y húmedo. El jadeo no es necesariamente un indicador de problemas, pero la temperatura generalmente se debe tomar en tales caballos para asegurarse de que no se sobrecalienten y los pulmones deben auscultarse (escucharse con un estetoscopio). Mientras la temperatura sea inferior a 39.4 ° C y mientras el pulso y otros signos de recuperación sean rápidos y progresivos, las elevadas tasas de respiración generalmente no se consideran un problema.

Todos los caballos en el trabajo desarrollan temperaturas elevadas; 38.3 ° C a 39.4 ° C es común y esperado. Sin embargo, una vez que la temperatura supera los 40.6 ° C, existe un motivo de preocupación, especialmente si no desciende después de que el caballo haya tenido la oportunidad de descansar. El agua puede ser utilizada efectivamente para ayudar al caballo a refrescarse. En casos extremos, el agua helada puede emplearse con buenos resultados. Sin embargo, el agua con hielo se debe aplicar solo a los vasos grandes del cuello y las piernas, ya que es probable que cause calambres si se usa sobre la grupa o la espalda. En la mayoría de los eventos se requiere que la temperatura del caballo no sea más alta de 39.4 ° C antes de que salga nuevamente a competir.

 

Algunos caballos de Endurance aptos y por lo demás competentes no regulan muy bien el calor; Descubrirás rápidamente si el tuyo es uno de estos. La mala tolerancia al calor puede manifestarse de muchas formas, desde calambres hasta cólicos o algo peor. Es una condición inherente al individuo y probablemente se hará más pronunciada a medida que envejece. Los caballos que compiten en climas cálidos, especialmente si también es probable que haya mucha humedad, están especialmente expuestos a riesgos.

El juez de control verificará todos los factores de hidratación del caballo en cada parada durante el evento. Encontrará que cuando uno de estos indicadores metabólicos es pobre, entonces los otros probablemente también lo serán. De todos los factores de hidratación, el relleno capilar es probablemente el más significativo. El tiempo de llenado capilar previo a la competencia suele ser de uno a dos segundos. Durante la competencia, el tiempo de llenado de dos segundos o menos es ideal. Un tiempo anormal es una indicación de un problema de deshidratación y un motivo de preocupación. Las membranas mucosas en el caballo fresco generalmente serán rosadas y húmedas, aunque a veces también se observan encías ligeramente amarillas o grisáceas. Las variaciones de lo normal serían de un color blanquecino más pálido que indicaría una perfusión inadecuada; un color azulado y cianótico que sugiere una oxigenación inadecuada de la sangre; o un color rojo ladrillo oscuro que sugiere una congestión severa de las membranas, con movimiento inadecuado y oxigenación de la sangre dentro de estos tejidos. Las membranas de color rojo ladrillo asociadas con un llenado capilar extremadamente prolongado son motivo de gran preocupación, porque en este punto el sistema circulatorio del cuerpo está muy comprometido.


La prueba de pellizco de la piel en el hombro como indicador de hidratación generalmente no se considera tan importante como el tiempo de relleno capilar o el color de la membrana mucosa.

Durante una carrera, especialmente en 160 kms, cuando los caballos pasan mucho tiempo sin comer lo suficiente, los sonidos intestinales suelen disminuir. Sin embargo, los sonidos intestinales reducidos o ausentes, si están acompañados por otros signos evidentes de fatiga o angustia, pueden indicar parálisis intestinal causada por una pérdida de líquido clínicamente significativa, un desequilibrio de electrolitos o un flujo sanguíneo disminuido hacia el intestino debido a la desviación de la sangre hacia el músculo fatigado.
Debe recordar que el calor producido por el esfuerzo de resistencia provoca enormes cantidades de sudor y la subsiguiente pérdida de líquidos y electrolitos. Cuando el porcentaje de humedad y los grados de temperatura juntos son altos, se pierden cantidades enormes e incluso críticas de líquidos y electrolitos. La hemoconcentración (disminución del volumen de plasma en relación con el número de glóbulos rojos) reduce la perfusión (suministro de oxígeno y combustible / eliminación de desechos y calor) y es el mayor contribuyente al síndrome de agotamiento general. El agotamiento del calcio conduce a la hiperexcitabilidad muscular como lo demuestran los "hipos" (contracción diafragmatica sincronizada) y los calambres musculares. El agotamiento de potasio conduce a la debilidad y finalmente a la postración.

Los calambres y el dolor muscular generalmente se muestran de dos formas. La primera es una forma que todavía se conoce como "azoturia" y suele ser la más grave. Por lo general se lleva a cabo temprano y repentinamente después del inicio del ejercicio. Su causa es multifacética y aún poco entendida. Puede estar relacionado con el programa de alimentación, el equilibrio hormonal, el equilibrio de minerales y electrolitos o la incapacidad para eliminar la acumulación de ácido láctico de los músculos con la rapidez necesaria. En casos extremos, el caballo será muy reacio a moverse y, si es forzado mostrará una gran angustia. La orina puede aparecer en color rojo obscuro debido a la liberación de mioglobina de las células musculares dañadas. Si esta forma severa ocurre en el camino, debe enviarse ayuda y esperar a donde esté para que llegue la ayuda. El masaje profundo de los músculos afectados es útil mientras espera. Si su caballo orina en un control veterinario y observa que la orina es de color obscuro, debe notificarlo inmediatamente a un juez.


La forma menos severa y no mortal de dolor muscular se manifiesta como espasmos musculares o calambres y se observa con mayor frecuencia en las patas traseras. Esta forma usualmente ocurre al final de la competencia y comúnmente se desencadena por la pérdida de líquido y electrolitos debido a la fuerte sudoración inducida por el esfuerzo. El masaje, el reemplazo cuidadoso de líquidos y electrolitos y el descanso por lo general se ocuparán del problema. Nuevamente, si nota esto en su caballo, consulte con uno de los jueces de control.

Una herramienta muy útil para determinar si dejar o no continuar a casos dudosos es el Índice de recuperación cardíaca, también conocido como IRC. Una explicación completa y detallada del CRI se da mas adelante. Aparte de las diversas pruebas que se pueden usar para evaluar la condición del caballo, el juez de control también usará sus capacidades de observación. Un cierto grado de "cansancio" en la expresión, cierta pérdida de la elasticidad al paso y cierta falta de atención a las indicaciones del jinete, por ejemplo son signos de fatiga general que pueden esperarse. Sin embargo, cuando éstas señales avanzan al extremo, puede producirse un desastre. Las indicaciones obvias de crisis incluyen encías congestionadas de color rojo oscuro, extremidades frías, llenado capilar tardío, respiración entrecortada, pulso persistente por encima de 70 ppm, comportamiento desorientado, falta de voluntad para moverse, falta de atención al dolor por picaduras de insectos o indicaciones del jinete y pérdida de interés en los alimentos o agua.

A. Factores Mecánicos

Tal como es el caso en el examen previo a la carrera, un caballo visiblemente cojo es fácilmente descalificado en la verificación de control, mientras que una claudicación leve requiere un juicio de valor por parte del juez. Hay ocasiones en que un caballo que solo toma uno o dos pasos cuestionables, será eliminado porque el juez de control considera que continuar la competencia podría causar un daño irreparable al caballo (al dañar un tendón o ligamento, etc.). Por otro lado, un caballo que muestra una leve cojera constante podría continuar si la cojera se debe claramente a una lesión superficial, pérdida de una herradura o algún otro factor temporal y relativamente insignificante. Cualquier cojera que aumente en gravedad durante la competencia es motivo de descalificación. Si el caballo siente dolor al trotar o si el juez de control cree que continuar con esto pondrá en peligro al caballo, el caballo será retirado de la competencia. En general, esto corresponde a un grado III o una cojera peor, pero en última instancia es el juicio del juez de control quien decide. Para los caballos en duda, como los caballos de grado II, el juez de control con frecuencia discutirá la situación con el jinete. Los jinetes frecuentemente eligen retirar sus caballos en esta situación.

Contáctanos

Sin-título-1.png

​Síguenos en Redes

  • Facebook icono social
  • descarga
  • Icono social de YouTube

Endurance México

Asociación de Endurance Ecuestre AC